El Sambódromo calienta motores para dar la bienvenida al carnaval de Brasil