Tsipras toma posesión de su cargo tras pactar con la derecha nacionalista griega