Rusia afronta unas elecciones presidenciales sin emoción