Rusia afirma que ya ha matado a más de 600 miembros del Estado Islámico en Siria