El viento le juega una mala pasada al Papa