La roca espacial que exterminó a los dinosaurios podría ser un cometa