Reporteros de guerra, el objetivo como arma de extorsión y miedo