Reino Unido recupera la calma tras una noche sin graves incidentes