La policía de Liverpool detiene al hombre que decía tener una bomba