Reino Unido e Israel también colaboraron en los asesinatos de jefes de las FARC