Reino Unido y su permanencia en la Unión centran el debate en Bruselas