Reino Unido: último día de una campaña electoral marcada por el terrorismo