Quemada con ácido por su padre