Putin entiende las sanciones como un intento de contener a Rusia más que como castigo por su supuesta injerencia