La violencia se adueña de las calles de Puerto Príncipe