Pueden perder su casa por los JJOO de Brasil