El Consejo Constitucional francés anula el impuesto del 75 por ciento para los ingresos superiores al millón de euros