El motín de una prisión brasileña deja cerca de 60 muertos y numerosos heridos