El pequeño príncipe George recibe a los Obama en pijama