Del éxtasis al fracaso tras creerse ganadores de un bote millonario de la lotería