El Gobierno portugués respeta el fallo del Constitucional, pero alerta sobre sus "peligros"