La Policía mata a un niño de 12 años en una favela de Río de Janeiro