La Policía halla la cabeza de la periodista sueca asesinada por un inventor