La Policía dispersa con gas lacrimógeno y cañones de agua a los manifestantes en el estadio de Castelao