La Policía detona una carta sospechosa enviada al presidente alemán