Pekín emite su segunda 'alerta roja' por la contaminación