El autor del tiroteo de Los Angeles podría ser condenado a pena de muerte