París, amenazada por la crecida del río Sena