Papandreu, el "señor del caos"