El Papa hace cola para comer con los trabajadores de la Santa Sede