El Papa, en Nueva York para su discurso ante la ONU