El Papa ha exigido que "cesen todas las guerras, toda hostilidad pequeña o grande"