El Papa anima desde Holguín a ir más allá de las apariencias o de lo políticamente correcto