Un satélite muestra la destrucción del templo de Bel en Palmira