El periodista palestino preso en huelga de hambre corre riesgo de "muerte inmediata"