Los países más afectados por la crisis de refugiados buscan en Bruselas soluciones