Óscar Pérez, el gran enemigo del gobierno venezolano, está muerto