El asaltante de París-Orly era un islamista conocido por la Inteligencia francesa