Obama llega en tiempo de descuento