Obama permitió durante dos años el ciberespionaje denunciado por Snowden