La ONU alerta de que el repunte de la violencia pone en peligro a miles de civiles y al proceso de paz