La ONU alerta: los DDHH "están bajo una presión sin precedentes" en todo el mundo