El tren que se estrelló en Nueva Jersey iba al doble de velocidad permitida