La policía de Nueva York investiga la aparición de un bebé flotando bajo el puente de Brooklyn