Nueva York demanda a las grandes petroleras