La policía noruega admite que cometió un error