El Nobel de la Paz premia el activismo antinuclear