Un niño de siete años dona sus ahorros en solidaridad con una mezquita atacada