Sarkozy considera "escandaloso" el trato recibido tras ser imputado