Sarkozy pone a España como ejemplo de mala gestión